|  | 
CENTRO CANINO BESAYA
Inicio
Presentacion
Residencia Canina
Adiestramiento
Servicios Municipales
Terapia Asistida con Animales
Tienda y Alimentacion
Servicio de Transporte
Contactar. Como LLegar
CENTRO DE REPRODUCCION
Nuestras Razas
Camadas - Cachorros
PELUQUERIA
Servicio de Peluqueria
Cursos de formacion
EXPOSICIONES
Exposiciones 2014
Exposiciones 2013
Exposiciones 2012
Exposiciones 2011
Exposiciones 2010
Exposiciones 2009
Exposiciones 2008
Exposiciones 2007
Años anteriores
CURIOSIDADES
No digas nada
Comisario Rex
Exhibiciones
Notas de Prensa
Otras Curiosidades
Clientes
Visitas
Adiestramiento. Correccion de la Conducta de nuestro perro.
La pretensión de este trabajo es tener un perro obediente y equilibrado, con la finalidad de que el dueño pueda manejarlo con soltura y confianza al final del proceso.

Desde el Centro Canino Besaya trabajamos dos tipos de adiestramiento:

  • Adiestramiento Basico
  • Correcciones de Conducta

Adiestramiento Basico.

Las órdenes con las que se trabajan son las siguientes:

  • FUSS (Junto): con este ejercicio, se le enseña al perro que debe caminar a nuestro lado y al ritmo que marquemos.
  • SITZ (Sentado): se le enseña a sentarse al recibir esta orden.
  • PLATZ (Tumbado): aprende a tumbarse cuando se le ordene y durante el tiempo que sea necesario.
  • KOMM HIER (Ven aquí): el perro ha de acudir a la llamada de su dueño con rapidez.
  • STEIM (Quieto): para situaciones en las que tras haberlo sentado o tumbado, queremos que permanezca en esa posición aunque nosotros nos alejemos.

TODAS LAS ORDENES APRENDEN A REALIZARSE CON Y SIN CORREA.

El tiempo requerido para el adiestramiento se estima en 2 meses, distribuido de la siguiente manera:
  1. El primer mes se adiestra al perro en las órdenes antes indicadas.
  2. Al finalizar el primer mes, el propietario viene un día para ver la evolución de perro.
  3. Se adiestra durante 15 días más.
  4. Los últimos 15 días son los llamados de “paso de mando”, en ellos el propietario vendrá todos los días para realizar los ejercicios y aprender las órdenes y la manera de controlar a su perro.
  5. Se considera finalizado el adiestramiento al terminar el segundo mes.

Correciones de Conductas.

Conductas inadecuadas, ¿qué son?

  • Ansiedad por separación.
  • Ladridos.
  • Agresividad.
La ansiedad por separación es un trastorno del comportamiento caracterizado por signos de angustia, que se presenta cuando los perros afectados están solos o separados del propietario.

Los signos que se pueden observar son: destrucción, vocalización, suciedad, excavación o hipersalivación.

El comportamiento de un animal suele ser muy distinto cuando está junto a su familia que cuando se encuentra solo. Generalmente el dueño evidencia este tipo de comportamiento cuando retorna al hogar. Puede inculpar al resentimiento y desgastar la relación dueño-mascota hasta causar abandonos.

No se conoce la causa específica que provoca el problema. Puede ser hereditaria; de la crianza de ejemplares más afectuosos y socialmente más dependientes de los seres humanos.

Las manifestaciones de la ansiedad por separación puede presentarse con un sin número de variaciones: Algunos perros toleran las salidas regulares (trabajo) de sus dueños, pero no las irregulares (salidas nocturnas, etc.). Otros la sufren los lunes, después que pasaron el fin de semana junto a sus dueños. Algunos se tranquilizan solo con la presencia de sus propietarios y otros con la sola presencia de cualquier persona.

Al contrario de lo que comúnmente se piensa, el ladrido en el perro no es un lenguaje. Es una manifestación emocional en refuerzo de posturas.

La comunicación no verbal constituye un patrón de referencia concreto para quien convive con un perro. Cada perro tiene una serie de señales corporales que si las interpretamos correctamente podremos conocer la emoción que nos está tratando de comunicar. Puede tratarse de sumisión, de una solicitud de juego, contacto corporal, una interrogación, etc. Son signos visibles que no sólo involucran gestos faciales o corporales; los gruñidos, los gemidos, jadeos, aullidos y los ladridos, nos dan otras pistas, nos trasmiten emociones y frustraciones.

El origen de las vocalizaciones es genético influido por el medio ambiente y los aprendizajes en el periodo del desarrollo comportamental de transición. Responde a estímulos del medio ambiente que dependen en consecuencia y notablemente de la relación establecida entre el perro y su dueño.

Muchos propietarios de animales tienen por tendencia tratarlos como a niños, mimarlos y desarrollar en consecuencia problemas, como por ejemplo los denominados "síndrome de hiperafecto" o la ansiedad por separación. Suelen ser perros que duermen en la misma habitación de los amos o comen su mismo alimento y a la misma hora, y que cuando sus propietarios están ausentes pueden llegar a desencadenar conductas destructivas, sobre todo con aquellos objetos que tengan una relación con el sujeto de apego. Y que como corolario se dedican a ladrar obsesivamente cuando se quedan solos.

Con una socialización temprana durante los primeros meses de vida, una correcta educación y ubicación social del perro en el seno familiar evitaremos este tipo de problemas. Pero ante todo debemos ser capaces de reconocer los comportamientos antisociales a tiempo y corregirlos con el debido asesoramiento profesional.

El período del desarrollo más importante en un perro es justamente el de la "socialización". A esta etapa se le atribuye la génesis de los problemas de comportamiento, debidos esencialmente a un empobrecimiento o a una perturbación del desarrollo comportamental: socialización insuficiente a la especie canina o a la especie humana, miedos, fobias o ansiedad ante diversos estímulos. El período de socialización tiene lugar desde los 21 días hasta las 21 semanas. Si en esta etapa el perro no tiene contactos suficientes con un niño, con otros perros, con el tráfico, de adulto manifestará temor o agresividad hacia estas situaciones.

Educar a un perro no tiene por qué representar un ejercicio que ocupe más tiempo del que el dueño del animal tenga para ocuparse de éste. Debe representar un momento agradable donde se combinará el juego con refuerzo (premios, caricias o palmadas) y paseos que se puedan disfrutar.

El ladrido no es un defecto que haya que erradicar, es una forma de expresión que debemos modelar. Hay que tomar en cuenta que no siempre es un mecanismo de chantaje para conseguir un objetivo o una forma de decirnos que no le dejemos sólo; puede responder a un dolor, a una enfermedad o a un peligro inminente y debemos saber diferenciarlos. Hoy en día y fundamentalmente en las ciudades se ha convertido en un motivo de importantes conflictos vecinales. Representan el segundo motivo de molestia por contaminación auditiva después del tráfico vehicular.

Cada casuística tiene su origen, sus formas de control y sus terapias específicas, pero existen unas normas generales que conviene tener presentes; no pegar, no gritar y no ceder con premios o golosinas a sus reclamos.

Últimamente han surgido en el mercado una serie de dispositivos que pueden servir de ayuda en casos de vocalizaciones excesivas, concretamente nos han llamado la atención los denominados Collares antiladridos

Los problemas de agresividad son el principal motivo de consulta en relación con los problemas de comportamiento.

Por agresividad de un perro entendemos un conjunto de factores entre los que se encuentran; genéticos, ambientales, fisiológicos, motivacionales e incluso patológicos.

La agresividad es una conducta natural de los perros que permite regular las relaciones entre los miembros de una manada, y entre éstos y los otros animales. Es importante saber interpretar el lenguaje corporal de los perros y conocer como se establece la jerarquía de la manada para poder prevenir los problemas, especialmente graves en el caso de ataques a niños y los conflictos de tipo jerárquico.

 



   Centro Canino Besaya - Canal del Oso 5 - Cartes, Cantabria - SPAIN. Tfno-fax: +34 942 819 277    DISCAN
Español English French Español English French